Evento 8

AQUÍ Y AHORA. CONVERSANDO CON ARTISTAS CRUCEÑOS

“Aquí y ahora. Conversando con artistas cruceños” se presentará el próximo 6 de febrero en el Centro de la Cultura Plurinacional de Santa Cruz. El autor realizará la presentación de la publicación, que estará a disposición del público a partir de esta fecha para su adquisición.

(…) A finales de 2016 apliqué al programa de Residencias para artistas de Kiosko Galería. Mi proyecto de investigación fue seleccionado. Entre septiembre y octubre de 2017 viví dentro de la galería, en una habitación del segundo piso. Fui partícipe del día a día de la oficina, asistí a los talleres y exposiciones; conversé con artistas, coleccionistas, investigadores, curadores. Describir la experiencia sin caer en lugares comunes es una tarea complicada. ¿Fue enriquecedora? Sí. ¿Excitante? Por supuesto. ¿Exigente? ¡Claro! Tanto así que caí enfermo ni bien salí. En síntesis: fue una oportunidad única y la aproveché al máximo de mis posibilidades. Investigué acerca de las obras de artistas contemporáneos bolivianos, desde finales del siglo XX hasta el presente. Leí textos, artículos, ensayos, libros. El desarrollo del trabajo fue intuitivo y la colaboración de Rodrigo Rada fue clave. A partir de ciertas ideas-base surgió la propuesta de realizar entrevistas en profundidad, con el objetivo de profundizar en los procesos creativos de los artistas.

¿Qué les motiva a crear arte? Esa era mi pregunta clave.

No me atrevo a afirmar que estos cinco textos responden la interrogante -eso lo decidirá el lector-, pero sí los considero un acercamiento. Trabajé con quienes tuve a mano. El carácter de la residencia lo exigía así. Me impuse la tarea de realizar las entrevistas y redactar los textos durante los dos meses de duración del programa.

Elegí a los entrevistados bajo 3 simples lineamientos: - Artistas que vivan y trabajen (en ese momento) en Santa Cruz de la Sierra.
- Artistas que hubiesen expuesto recientemente en Kiosko Galería.
- Artistas con carreras destacables en la escena del arte contemporáneo nacional. Con cada uno de ellos, mantuve entre 3 a 4 encuentros. Descubrí que la motivación de un artista en ciernes no tiene una explicación precisa y descubrí también que la obra es resultado de un proceso, y que esa evolución no se detiene, sino que se mantiene en constante expansión y adecuación. Descubrí que todos los artistas buscan un ‘discurso único’, ‘una voz propia’, y que la disciplina, la entrega y la reflexión son los ingredientes claves para erigir un cuerpo de obra coherente y consistente. Descubrí que -así como en la literatura- el estilo es resultado de la experimentación y de la creación continua, honesta y comprometida. El oficio, el trabajo... Arte.

Pero el descubrimiento más asombroso fue emocional. Una buena obra de arte contemporáneo apela a la capacidad imaginativa y sensitiva del espectador. A la vez esa misma obra guarda -muy dentro de sí- una parte del artista. No importa cuánto y de qué manera los artistas intenten despersonalizar sus obras, alejarse de ellas... Vida y arte no avanzan en caminos paralelos. Todo lo contrario. Vida y obra conversan, se enriquecen e influyen mutuamente. Las creaciones de los artistas podrán ser políticas, o proponer rompimientos estéticos y formales, o reflexionar acerca de situaciones sociales, pero el primer impulso nace de ellos mismos, de los artistas; de alguna carencia, herida, trauma, enfermedad, preocupación u obsesión.

Elegí la obra ‘El Pozo’, de Rodrigo Rada, para ilustrar la portada de ‘Aquí y ahora, conversando con artistas cruceños’ porque, desde mi perspectiva, ese dibujo ilustra el propósito del libro: espiar, indagar, atisbar el espíritu creativo de los artistas contemporáneos.

Espero que esta obra, escrita desde la más honesta curiosidad, sirva como un acercamiento para entender a esta forma de arte, un arte enigmático, a veces incomprendido y vilipendiado, pero necesario y valioso en estos tiempos de vorágine tecnológica y deshumanizante: el arte contemporáneo.

Agradezco a Kiosko Galería y a su directora, Raquel Schwartz, por abrirme las puertas de su institución y darme, durante dos meses, un lugar para vivir y trabajar con tranquilidad.

Agradezco a Roberto Unterladstaetter, Luis Estéban Gutiérrez, Rodrigo Rada, Fernando Carabajal, y a la misma Raquel, por haber compartido conmigo, y por haber respondido a mis preguntas, siempre con paciencia y ánimo de colaborar.

Agradezco al personal de Kiosko Galería; Julio Vargas, Jeaninne Paz, Graciela Arnéz, Ana María Unterladstaetter, por ayudar con las tareas logísticas de mi investigación. Y también a Rodrigo Krul, mi colega residente, por el intercambio de ideas, las jornadas de trabajo y el apoyo mutuo. Agradezco a la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia y su Presidente, Cergio Prudencio, por haber premiado este libro con el galardón ‘Letras de Nuevo Tiempo – 2018’.

*Fragmento del prólogo de José Andrés Sánchez Exeni

Más Eventos