CASA DE LA LIBERTAD

VOCACIÓN INSTITUCIONAL

La Casa de la Libertad es el Primer Monumento Histórico de Bolivia (D.S. Nº 5918), un espacio cívico-cultural, simbólico y emblemático, que además de coleccionar y conservar objetos del patrimonio histórico, investiga su relación con diversas etapas de la historia, comunicando y difundiendo su relevancia en el acontecer nacional a través de exposiciones, publicaciones y libros que contribuyen al proceso de constitución y fortalecimiento de la identidad boliviana caracterizada por la pluralidad cultural.

HISTORIA

Se denomina “Casa de la Libertad” al antiguo edificio universitario de los jesuitas, porque en él se graduaron como doctores de Charcas los principales protagonistas de las revoluciones de 1809.

A poco de terminada la guerra de la emancipación, en esa Sala Mayor se reunió, a partir de julio de 1825, la asamblea de diputados de las cinco provincias altoperuanas convocadas por el Mariscal Sucre por decreto de 9 de febrero, para deliberar sobre el destino del país. Asamblea que decidió proclamar la independencia el 6 de Agosto de ese año, y fundar la República Bolívar.

Desde entonces hasta 1898, en ese magnífico recinto se reunió el Congreso Boliviano. En él se sancionó la primera Constitución de Bolivia, redactada por el Libertador Bolívar, así como las leyes fundamentales del nuevo Estado, y en él prestó juramento, como primer Presidente de la República el Mariscal Sucre, como lo hicieron después otros mandatarios hasta el día de hoy.

Desde que dejó de ser la sede del Poder Legislativo, este edificio tricentenario ha pasado a ser un repositorio de reliquias históricas, de retratos de personajes que forjaron nuestra historia, de colecciones de documentos inéditos, de colecciones de folletos y de miles de mapas y planos, algunos con más de cuatro siglos de antigüedad.

Posee también una rica biblioteca especializada en historia y geografía. La mayor parte de estos bienes pertenece a la Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre”. A esta prestigiosa y benemérita sociedad le fue encomendada, por Decreto Supremo de 1939, la custodia y conservación de la Casa de la Libertad hasta 1974, año en que por Decreto Supremo de 25 de noviembre se encomienda al Banco Central de Bolivia su reparación, cuidado y el sostenimiento del personal que la atiende. En 1983 por Decreto Supremo de 3 de agosto, elevado a rango de ley el 5 de febrero de 1986, se encomendó al Banco Central de Bolivia su tuición y administración general.

Por Ley Nº 1670, de 31 de octubre de 1995, la institución se encuentra bajo tuición y administración de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

Casa de la Libertad, custodia y conserva el documento original del Acta de la Independencia del Alto Perú, declarada en 2019 como Memoria del Mundo por el Comité Memory of Wordl-Bolivia (MOW-Bolivia-UNESCO). Asimismo, exhibe retratos de época de los libertadores Simón Bolívar, Antonio José de Sucre y José Ballivián y otros más actuales de los precursores indígenas de la independencia como Tomás Katari, Tupac Katari y Bartolina Sisa, los restos mortales de la mariscala Juana Azurduy, la primera bandera independiente de Sudamérica entre varias reliquias.

Asimismo, desde 2019, Casa de la Libertad exhibe su colección Princesa de la Glorieta, compuesta en gran cantidad por pintura de caballete, bienes muebles, platería, escultura, vajilla y herrería pertenecientes a los siglos XVII, XVIII, XIX y XX.

Habiendo expandido su infraestructura mediante anexiones de colindancia, actualmente la CDL proyecta la implementación de una nueva museografía, con una narrativa concentrada en la historia política y social de Bolivia, fortaleciendo de esa manera su vocación de servicio social, educativo y turístico.